¿Qué hago si no puedo extraer el tampón?

La preocupación más común en estos casos es que se rompa el hilo, o se introduzca y no pueda extraerse el tampón. Pero esto no es un problema grave, ni siquiera es “un problema”.
Es normal que cuando empecemos a utilizar el tampón, nos preocupe esta cuestión. Pero verás que si lo piensas bien, no hay que preocuparse. Y sobre todo, debes relajarte, ponerte en una postura cómoda y respirar profundamente. Si no estas relajada los músculos de la vagina se contraen y será más difícil  Veamos como proceder en cada caso:

1º- Si el hilo se ha quedado en el interior: En este caso tendrás que buscarlo. No sucede nada raro por eso, aunque pueda imponer la primera vez. Para buscarlo, utiliza el dedo índice o corazón. Antes relájate y lávate bien las manos.
2º- Si al intentar extraer el tampón, se rompe el hilo: En este caso el procedimiento es el mismo. Tendrás que buscarlo, también con el dedo corazón (que es el más largo). Para ello debes estar relajada. Así facilitaremos la extracción del tampón. Si te cuesta cogerlo, empújalo a la salida. Podrás cogerlo mejor.
Para empujar el tampón hacia la salida, puedes ayudarte de los músculos abdominales. Debes hacer un esfuerzo similar a cuando estas extreñida…

En fin, no hay que preocuparse por esto, el secreto es estar relajada.