CUANDO EMPEZAR CON LAS PASTILLAS ANTICONCEPTIVAS.


Lo ideal es empezar a tomar las pastillas anticonceptivas el día mismo del inicio del ciclo menstrual. Esto quiere decir que hay que empezar el blister justamente el primer día que baje la regla (o los 5 días primeros de la regla). Esto no es una norma fija, de hecho, muchos ginecólogos aconsejan a sus pacientes empezar a tomarlas el día que desee. 


La diferencia entre tomarla el primer día de la regla o cualquier otro día es que, si las empezamos a tomar el primer día de la regla, estaremos “acoplándonos” al ciclo hormonal natural, por tanto, el ciclo menstrual se ajustará antes. Además estaremos protegidas desde el primer momento. Esto es en teoría, ya que es posible que las pastillas nos sienten mal, nos den alergia, o por cualquier otro motivo deban cambiarse, entonces la protección anticonceptiva desaparece y es por eso que se aconseja esperar un mes para tener relaciones sin anticonceptivos. Pero esto puede suceder bien tomes las pastillas el primer día de la regla como si lo tomas otro día cualquiera. Resumiendo, aunque empezando a tomarlas el primer día nos permite estar protegidas, es conveniente esperar hasta el siguiente blister.

En cambio, al tomar las pastillas un día cualquiera, estaremos “forzando” nuestro cuerpo a ajustarse al nuevo vaivén hormonal. Esto se traduce en que nuestro cuerpo puede tardar un poco más en regular en ciclo menstrual. Es más probable que hayan retrasos, sangrados o cólicos los primeros meses de empezar con las patillas anticonceptivas.

Además, si hemos dicho que estamos protegidas contra el embarazo si empezamos a tomarlas el primer día de la regla, no sucede lo mismo si empezamos el nuevo blister un día cualquiera del ciclo menstrual. De hecho se recomienda esperar entre 7 y 10 días para estar protegidas por las pastillas anticonceptivas. Por tanto, para asegurarnos, deberás esperar 10 días desde la toma para asegurar que no hay peligro de embarazo no deseado.


¿Cuando empezar a tomar las pastillas si has dado a luz?

Lo ideal es que esta decisión sea supervisada por un ginecólogo. Hay mujeres que empiezan a tomarlas antes de pasar la cuarentena ( que son los 40 días que se recomienda no tener relaciones con penetración) y otras que se esperan hasta vuelven a tener relaciones. 

También hay que tener en cuenta si quieres dar lactancia natural o materna o no. Las hormonas que tomemos pasarán a través de la leche al bebé lactante, así que hay que seguir siempre el consejo del médico. Seguramente, recomendará pastillas anticonceptivas de progesterona o minipastillas, estas no tienen estrógenos que producen efectos dañinos en la leche materna.